La humedad en el hormigón y los recubrimientos sensibles a esta humedad.

Las losas de hormigón son el sistema más utilizado en la construcción de todo tipo de edificios, el uso de muros y paredes de hormigón es más frecuente cada vez. En muchas ocasiones se opta por dejar la superficie del hormigón, ya sea suelo o pared, expuesta como cómo acabado decorativo. En otras muchas ocasiones se opta por acabados tales como revestimientos o recubrimientos.

Para una correcta aplicación de recubrimientos sensibles a la humedad (incluyendo los adhesivos) se requiere una comprensión del origen de la humedad en el hormigón, los variaciones de humedad durante el tiempo de secado, los factores que afectan al secado y, el punto de secado a partir del cual se pueden aplicar los recubrimientos sensibles a la humedad.

A continuación vamos a ver, de forma resumida, cómo determinar el contenido en humedad del hormigón y cómo interpretar la información para obtener una indicación realista de si el punto de secado del hormigón es el idóneo para aplicar los acabados sobre él. 

humedad en el hotmigon

La cantidad total de humedad contenida dentro del hormigón, ya sea en forma de agua o vapor de agua, se conoce como “contenido en humedad” y se expresa generalmente como porcentaje de la masa del hormigón.    

La humedad puede existir en forma de agua (cuando el hormigón está húmedo y los poros están saturados) o bien como vapor de agua. La cantidad de vapor de agua, y por lo tanto la humedad relativa dentro del hormigón, varía significativamente con el tiempo, a medida que el vapor de agua entra o sale del hormigón.

Es importante tener en cuenta que debido a los minúsculos capilares del hormigón, éste puede estar casi saturado de agua y mantener sólo un contenido en humedad de un 5%.  Esto tiene implicaciones sobre lo que se considera una superficie de hormigón “suficientemente seca”.

Lea el artículo completo aquí